DANZA BUTOH-POESÍA CORPORAL



Nuestro propósito es: descubrir las sutilezas del propio lenguaje corporal desde una perspectiva que integra lo físico, lo emocional y lo espiritual; construir puentes entre opuestos a partir de la reflexión del cuerpo como camino alternativo a la lógica del pensamiento; despertar y/o enriquecer la imaginación en el cuerpo y el alma; explorar desde el movimiento las emociones y percepciones; indagar las lógicas que rigen nuestros patrones de movimiento.

Requisitos: concurrir con ropa cómoda para realizar trabajo corporal

Presentación Oroborus en el Borges-




En el marco del Ciclo de Butoh presentamos "En" . Work in progress del Taller de producción Oroborus Teatro Butoh.


Intérpretes: Lucía Alem, Erneto Vigetti, Silvia Katz, Diego Segura
Diseño Iluminación: José Luis Oms
Diseño Sonoro: Wenceslada
Dirección y coreografía: Patricia Aschieri

Clases individuales.


"Y deberíamos considerar perdido cada día en el que no bailamos al menos una vez. Y deberiamos considerar falsa cualquier verdad no acompañada por lo menos de una carcajada".
F. Nietzche.
Un espacio para explorar tu imaginario personal.

Danza con el cielo y la tierra


Foto por Kathi von Koerber

En SETIEMBRE - Seminario taller de BUTOH en la ciudad de Tandil!!!

Organizado por el grupo de investigación de la cátedra de Expresión Corporal II de la Carrera de Teatro, inserto dentro del Centro de Investigaciones Dramáticas de la Facultad de Artes (UNICEN) y por el Instituto de la Máscara, los días 25 y 26 de setiembre haremos el seminario taller intensivo “Danza Butoh una poética de los opuestos”.

Presentación en el Centro Cultural Borges


Se presentó con su danza Deseo los días sábados 11 y 18 de octubre de 2008 en la sala Norah Borges en el marco del Ciclo Noches de Butoh.

Este trabajo es una reelaboración de una idea escénica realizada unos años atrás. Deseo sigue presente en mi como un estilete que conmina a confesar lo inconfesable, a rasgar el espacio, a experimentar una y otra vez el insondable filo del abismo, a volver al impulso físico de aquello que no puede detenerse…

Experiencias......Un templo viviente



El cuerpo es el templo viviente de los sentimientos, quien no les de lugar, aquel que niegue sus tesoros, quien quiera desentenderse de su existencia, no hará más que negarse la posibilidad de la vida.
Este templo, este cuerpo, esta carne atravesada de amor, dolor, traición, ternura, pasión, soledad, desolación.......esta carne es el templo en el que oficiar el rito de la sanación, el acto creador, el momento de dar y recibir, de separar y tomar, morir y volver a nacer.
Un templo en el que el sacerdote es uno mismo.
Mi maestro intenta despertar la metáfora apropiada para su discípulo, aquella que como el ala de un pájaro roce su corazón. No todos respondemos de la misma manera a una imagen: las metáforas resuenan en nuestro interior de manera singular. Como un haz de luz, iluminan, hacen presente en las tinieblas el tesoro olvidado.....y abren caminos....y recorren circuitos inimaginados de experiencia para llegar al lugar oculto y así, amar el espacio del amor y el dolor. Y como un león, lamer la herida.....Y como un tigre de la selva que se tiene a si mismo, curar el alma.
En el acto creador, un hombre asimilado al universo desnuda su humanidad, se transforma en un pájaro blanco que baila una danza esencial. Materializa la inmaterialidad de sus sentimientos en un cuerpo sagrado que desde la carne libera movimiento, palabra, sonido, imagen. Como si desde su entendimiento desarticulado aceptara su incomplitud.
Cómo contemplarse en ese vacío, para que en el momento de morir, el alma vuelva a nacer en otro espacio, en otro tiempo, en otro centro del universo y otra vez, fragmento sobre fragmento hasta que el lago misterioso se abre de nuevo y el sentimiento encuentra una forma que confiesa su pureza mientras cientos de pájaros se la llevan....
Un templo viviente y allí un acto de fe. Amnesia y memoria se conjugan para soportar la fuerza de la vida, el horror y el alivio de la finitud. Una fe que empuja el acto hasta sus últimas consecuencias, hasta que no de más, hasta que la sangre se convierta en vino para revelar su esencia y así embriagar el espíritu. Una fe que como emanación del alma trasciende el cuerpo tocando otros cuerpos.
Pero es acaso posible no dudar.
Cómo soportar la humanidad.
Cómo aquietar la violencia del cuerpo, el caos de la carne, el desbordamiento.
Mi maestro, generoso poeta, invoca el poder de la metáfora, la fuerza liberadora de la creación.....un acto vivificador y en su actualización, un rito que cura, una ofrenda de amor que nos recuerda que los sentimientos viven en este templo de carne.
Vivir la duda, amarla, esperar en el templo contemplando los fragmentos que caprichosamente reconstruyen la ilusión. Despojar el alma hasta que el cuerpo desarmado caiga y sea poseído. Cruzar la frontera, acudir al mundo de los sueños para atravesar las murallas del prejuicio, aceptar el sacrificio y ser parte del todo.
Nacer, mil veces nacer, repetir el acto de la creación cuantas veces pueda y entonces acariciar la muerte y abrir un espacio que no tiene límites, un espacio de comunión universal.
Es la fuerza invisible de la vida que hecha poesía desde el caos nos nombra.

Patricia (Dedicado a mi maestro Gustavo Collini Agosto 1997) Publicado en Revista Ventizca Edición Verano 2006